La primera mitad de nuestras vidas es aruinada por nuestros padres y la segunda mitad por nuestros hijos.
Clarence Darrow